Grité en medio de un desierto pero una voz me escuchó.
Y esa voz fue la que me hizo entender por qué quería quedarme.
Quería quedarme porque incluso sumida en el mayor silencio él pudo escucharme. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.

Palabras que te mereces aunque no lo sepas.