Conmigo no habrá nunca dolor.
Eso era lo único que podía prometerle. Eso fue lo único que sabía que cumpliría.
Eso fue lo único que dije.

Comentarios

  1. En ocasiones el dolor es inevitable, no se elige.
    Saludos y pásate

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.

Palabras que te mereces aunque no lo sepas.