sábado, 1 de febrero de 2014


Conmigo no habrá nunca dolor.
Eso era lo único que podía prometerle. Eso fue lo único que sabía que cumpliría.
Eso fue lo único que dije.

1 comentario:

  1. En ocasiones el dolor es inevitable, no se elige.
    Saludos y pásate

    ResponderEliminar

mi batalla contra el invierno

Saco las palabras por las mangas del jersey, asomo la cabeza por ese agujero, que tengo cerca, y que es la verdad. Y el viento fuerte y...