sábado, 1 de febrero de 2014


Conmigo no habrá nunca dolor.
Eso era lo único que podía prometerle. Eso fue lo único que sabía que cumpliría.
Eso fue lo único que dije.

1 comentario:

  1. En ocasiones el dolor es inevitable, no se elige.
    Saludos y pásate

    ResponderEliminar

abrumador

Quizá pueda sonar raro, pero cuanto más cerca estoy de ser aquello que he deseado ser desde que mi uso de razón se coló en esta habitaci...