miércoles, 1 de enero de 2014

No entiendo de medias verdades ni de barcos sin fondo. No entiendo de puentes gigantes ni de finales. Sé contar pero jamás comprenderé qué sentido tiene llevar la cuenta de todos los días de mi vida. No entiendo de ficción pero siempre estaré soñando. Jamás he entendido por qué cuando la gente está triste las letras son su mayor aliado y su peor enemigo. Jamás entenderé por qué se vive o se muere, pero también diré que nunca intentaré buscar la respuesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

abrumador

Quizá pueda sonar raro, pero cuanto más cerca estoy de ser aquello que he deseado ser desde que mi uso de razón se coló en esta habitaci...