Relámpagos en el corazón, meditación del alma.
Jugábamos como juegan los niños mientras se pierden, con la mirada encantada y la sonrisa embrujada,
rascando cada poro en la piel, castigando cada mala palabra. Nos besábamos como si pudiéramos consumirnos a base de instantes pequeños, congelados en el tiempo, en la atmósfera.
Te quise como a nadie y eso jamás nadie podrá dudarlo. (Ni si quiera tú).
Y aunque te soldé a mi lado, sé que tú eras ese pájaro que siempre voló alto.
La sorpresa para ti, fue cuando lista de mí, o amante de la vida, decidí volar a tu lado.
Entonces abriste los ojos como platos, preguntándote qué se me estaría pasando por la cabeza para arriesgar así mis alas.

-¿Qué?- te dije.
- Nada, nada- contestaste.
- Todo.
Y con la mirada brillante y húmeda me observaste.
- Todo- respondiste.

Y extendimos las alas.
Y llegamos lejos.
Muy lejos.
Y volamos alto.
Muy alto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.

Palabras que te mereces aunque no lo sepas.