viernes, 16 de agosto de 2013

''Tenemos el récord del mundo en querernos''.

Sin quererlo de repente quieres. Y sin buscarlo encuentras. Detienes las horas, como quien aguanta la aguja del reloj con un dedo e impide que pueda avanzar. Como quien es niño y no está pendiente de lo que dice el reloj central de la ciudad. Vivir sin miedo y sin alarmas que nos avisen de cuando venir, saltar, reír, marchar.
Vivir al límite y aún así no llamarte loco, solo sensato.
Y quien dice sensato, dice vivo.
Saltarse las normas como quien decide dejar de esperar a que la vida le sorprenda y sorprender a la vida.
Tomar la risa como mecanismo de defensa.Y soltar carcajadas como quien suelta el aire que respira.
Vivir como sinónimo de vida.
Y todo eso escondido en unos ojos que me miran. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

abrumador

Quizá pueda sonar raro, pero cuanto más cerca estoy de ser aquello que he deseado ser desde que mi uso de razón se coló en esta habitaci...