''La mejor defensa puede ser un buen ataque''.



Y en cuanto a tus horas, prefiero que pasen lentas, para saborearlas bien.
Llámame loca pero ahora que sé que la mejor defensa puede ser un buen ataque ya sé defenderme.
Me defiendo de las garras de tus ojos que se acercan a toda velocidad hacia mí. Como un rayo de luz, me rozas. Persuasivo, incansable. Y no te cansas de rodar en mí. Comos si hubieras nacido para ello.
Como si yo hubiera nacido para ti. Como si nuestras piezas estuvieran automáticamente programadas para encontrarse y no perderse más. Como si de repente, algo o alguien, hubiera decidido que éste, aquí y ahora, es nuestro lugar. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.

Palabras que te mereces aunque no lo sepas.