martes, 27 de agosto de 2013

''La mejor defensa puede ser un buen ataque''.



Y en cuanto a tus horas, prefiero que pasen lentas, para saborearlas bien.
Llámame loca pero ahora que sé que la mejor defensa puede ser un buen ataque ya sé defenderme.
Me defiendo de las garras de tus ojos que se acercan a toda velocidad hacia mí. Como un rayo de luz, me rozas. Persuasivo, incansable. Y no te cansas de rodar en mí. Comos si hubieras nacido para ello.
Como si yo hubiera nacido para ti. Como si nuestras piezas estuvieran automáticamente programadas para encontrarse y no perderse más. Como si de repente, algo o alguien, hubiera decidido que éste, aquí y ahora, es nuestro lugar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

mi batalla contra el invierno

Saco las palabras por las mangas del jersey, asomo la cabeza por ese agujero, que tengo cerca, y que es la verdad. Y el viento fuerte y...