miércoles, 31 de julio de 2013

Y.











Y justamente en el momento de decir que sí, perdimos los papeles.
Si es que ya sabía yo, que dos corazones impares
 traen consecuencias abstractas.
Qué me ibas a contar tú de amor si ya tenía contados tus lunares.
Si habría cambiado un día de mi vida por curarte todos los males.
Amor, me llamabas.
Y joder si latía fuerte.
Acompasada siempre a ti.
Recogías todas las fuerzas.
Y lo llamabas vida.
Y joder si era vida.
Porque era contigo. 

1 comentario:

abrumador

Quizá pueda sonar raro, pero cuanto más cerca estoy de ser aquello que he deseado ser desde que mi uso de razón se coló en esta habitaci...