Para qué te voy a mentir. Siento miedo de que descubras que tengo más defectos que virtudes y te marches. Amanecer sin ti, al otro lado de la cama. Y ver por un segundo que todos mis sueños se transforman en pesadillas. Porque tal vez cojas el equipaje y vueles, y no estés cuando levante la vista al frente. Tengo que pedirte que te quedes y me abraces. Porque esta noche, a pesar de ser verano, siento que el frío cala mis huesos. Y por una vez en la vida, estoy odiando la sensación de frío que nota mi piel. Sálvame, llévame lejos. Abrígame.
Porque tengo miedo.
Y odio ser consciente de ello.
Odio ser consciente de mí.
Esta noche odio todo lo que no tenga que ver con tu cuerpo.
Y necesito que estés aquí.
Aunque la gente diga que todo es pasajero,
yo aún tengo sueños en los que sé que tú te quedarás para siempre.
No dejes que solo sean sueños.

Comentarios

  1. Todos tenemos ese odioso miedo al levantar y ver que esa persona no está a nuestro lado, enamoramiento creo que lo llaman.
    Aprende a disfrutar de la situación y no dejes espacio a preocupaciones, todo irá mejor. Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.

Palabras que te mereces aunque no lo sepas.