lunes, 8 de julio de 2013

Encaj(amo)s.



Rara vez me verás subida en unos tacones y nunca me verás los labios rojos.
Soy optimista, pero no creo en eso del vaso que está medio lleno o medio vacío. Ni entiendo de intermedios. Eso sí, soy cariñosa, como nadie, pero solo con la gente más cercana.
Me da miedo todo lo que pueda encontrarme; menos las alturas, eso sí que no podría darme miedo nunca. Soy rara, y habladora; tanto, que acabarás cansándote de mis historias.
Y a veces puedo resultar fugaz, como una estrella, como un deseo, como un instante; pero eso sí, dejo huella en la piel. Me gustan las bufandas, y con ellas, el frío del invierno. Soy alérgica a los finales, sean felices o tristes. Y cuando acabo una novela, una serie o un programa me entra una sensación de pérdida. Creo en la magia, y a veces puedo resultar infantil cuando de soñar se trata.
Me gusta pensar que las excepciones existen, ya que siempre he pensado que soy una de ellas.
Soy rubia, no tonta.
Y tengo miles, miles, miles, miles, qué digo, millones, de defectos. Como eso de interrumpirte mientras hablas o decirte siempre ''va, elige tú'' cuando sé perfectamente que prefieres que yo elija.
Que a veces te entrarán ganas de matarme cuando veas que mi sonrisa aparece y desaparece al son de tus palabras.  Lo sé. Sé que no soy fácil, sé que busco siempre el camino más complejo, la opción más arriesgada, la sonrisa más intensa, la felicidad más marcada. Pero eso es solo porque necesito cuidarte; aunque protegiéndote pueda acabar dañándote.
Sé que quererme a veces, podrá ser insoportable.
Y aunque no tenga todas esas virtudes que podrían encantarte, o mis defectos lleguen a desquiciarte, tienes que saber que estoy hecha a tu medida. Que nuestras manos encajan y nuestros corazones laten acompasados. Que somos el blanco y el negro perfecto, como el bien y el mal, como la orilla y su mar, como el cielo y su sol. Que no encontrarás una talla que te siente mejor que yo. Y aunque acojone, aunque te haga dudar, aunque sientas, a veces, que el mundo es inmenso y nosotros somos solo dos migajas de pan...
Soy yo lo que has estado buscando, no tengas miedo...ya me has encontrado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

abrumador

Quizá pueda sonar raro, pero cuanto más cerca estoy de ser aquello que he deseado ser desde que mi uso de razón se coló en esta habitaci...