viernes, 31 de mayo de 2013

Podría luchar contra mil demonios, pero jamás podría luchar contra tu forma de reír. Un, dos, tres segundos y ya soy tuya. Tómame de las caderas y comparte mis sueños, pero jamás me hundas, jamás me dejes caer. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

abrumador

Quizá pueda sonar raro, pero cuanto más cerca estoy de ser aquello que he deseado ser desde que mi uso de razón se coló en esta habitaci...