sábado, 6 de abril de 2013

La vida es corta.



Una vez alguien me dijo que la vida era corta. ¿Y sabéis? Me reí. ¿Quién va a pensar, con diez años, que la vida es corta? Con diez años piensas en el futuro como algo infinito. Pero lo cierto es que la vida es corta. Crecemos a la velocidad de la luz, y cada curso se hace casi más corto. Pretendemos volar cuando aún no nos han crecido las alas, sin darnos cuenta de lo precioso que es observar cada día como te han crecido un poco más. Y no vemos que no podemos alzar el vuelo hasta que no las tengamos. Eso sí, cuando tenemos ya un par de alas, pretendemos ser expertos surcando los cielos, como si las alas hubieran sido parte de nosotros siempre. No tenemos la paciencia de que el tiempo y el viento estén a nuestro favor y poco a poco aprendamos a volar. Queremos que todo llegue sin darnos cuenta de que mientras luchamos por ir a contracorriente, nos estamos perdiendo lo que verdaderamente importa, que es cada pequeño detalle. 
Y ahora digo yo, es cierto que con diecisiete años miras hacia adelante y ves un sin fin de posibilidades, de caminos y trayectorias pero...¿Quién sabe si mañana podremos ver la luz del sol? ¿Quién te asegura que sigas vivo? ¿Quién dice que vamos a vivir por muchos años?
El mundo está lleno de sorpresas. Algunas buenas, otras no tanto. Vuela, vuela cuando tengas alas...pero no vueles más de lo que ellas permiten que vueles, no vueles más rápido de lo que el viento pida, y disfruta, disfruta de todo...porque todo, absolutamente todo tiene fecha de caducidad...incluso las personas. 


2 comentarios:

  1. La vida es corta, si, eso es cierto...jeje, me ha gustado tu entrada

    besos!!!

    ResponderEliminar
  2. que razon tienes! me encanta la ultima fraseee :))
    http://callitwhatyouwant-m.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

abrumador

Quizá pueda sonar raro, pero cuanto más cerca estoy de ser aquello que he deseado ser desde que mi uso de razón se coló en esta habitaci...