domingo, 31 de marzo de 2013

Callar el grito con silencios.


Tu rostro a dos centímetros de mí. Mis labios buscando los tuyos y perdiéndose en tu piel. Podría quedarme a vivir en tu olor y no cansarme nunca. Tus ojos gritándome cosas para las cuales aún no se han inventado palabras. Unas manos que entrelazan los dedos y juegan a encajar a la perfección. Tu corazón tan cerca que casi late en mi pecho. Labios que al besarse provocan huracanes. Calmar las dudas a besos. Callar el grito con silencios. Miradas que hablan por sí solas. Arriesgar y ganar. Tus manos en mis caderas. Y estamos tan cerca, que ahora es como si ya nada pudiera hacer que nos separemos. Y me gusta la sensación de andar perdida por el mundo y que me encuentres. Me gusta la sensación de tener la calidez de ti en mí, mirarte a los ojos e intuir tus pensamientos, analizar cada gesto y pensar que por un momento los dos sentimos exactamente lo mismo. Es tan absurdo y a la vez tan perfecto que me entran ganas de creer que solamente es un sueño.  Pero es que si abro mis ojos aún estás ahí, conmigo. Y es que quiero morder todos y cada uno de tus miedos, trazar un mapa con todos los lunares de tu cuerpo y no hacer caso alguno al mapa, para tener la excusa de perderme en ti. Quiero que convirtamos en realidad a todo aquello que vivimos soñando despiertos, que nos dejemos de mitades y seamos dos piezas enteras que puedan encajar. ¿Y qué si tú vas con el sol y yo con la luna?, ¿y qué que se pierda la cuenta de todas esas estrellas que rodean el cielo?. ¿Qué importa? si detrás de ellas estás tú. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

abrumador

Quizá pueda sonar raro, pero cuanto más cerca estoy de ser aquello que he deseado ser desde que mi uso de razón se coló en esta habitaci...