lunes, 21 de enero de 2013

Ya no nos miramos. Ya no hablamos. Ahora respondes con monosílabos a mis palabras. Tienes cara de no querer saber nada de mí. Y en parte, supongo que es normal. Optar por olvidar algo implica alejarse...Aunque duela. Y aunque deteste ésto, tengo que ser fuerte, como tú dijiste.
A ti se te da bien, es que parece tan sencillo que hasta incluso pienso que no te importa.
¿Qué está pasando? ¿Es el final? Estoy viendo el precipicio y aún así continúo avanzando.
Sería masoquista quererte aún sabiendo que te arrepientes de haberme besado.
Sería masoquista si siguiera lo que dicta mi corazón.  Pero estoy en la cuerda floja. Siento que alejándonos nos estamos equivocando, sé que ésto nos va a doler. Sé que estamos haciendo mal en dejar ésto. Y sé que tus dudas te han superado a ti mismo. ¿Jode? Claro que jode. ¿A quién no le duele querer algo que no tiene? Pero para ti parece fácil. Es como si ahora fuera invisible para ti, como si ya no existiera. ¿Tan fácil es olvidar lo que sentiste? ¿Lo que sentimos? Dime, ¿tan jodidamente fácil es hacer como que no sucedió nada? ¿Tan fácil es dejarlo todo correr?
Porque yo no sé qué sientes tú. Pero yo siento que me estoy equivocando al dejarte marchar.
Sé que me estoy equivocando. 

1 comentario:

abrumador

Quizá pueda sonar raro, pero cuanto más cerca estoy de ser aquello que he deseado ser desde que mi uso de razón se coló en esta habitaci...