jueves, 13 de noviembre de 2014

Ojalá no tuvieras los ojos tristes.

El ángel se puso a llorar.
Y yo solo me quedé mirando.
Porque no sabía de qué manera se podían secar las lágrimas de un ángel.
Y me temblaba demasiado el pulso como para averiguarlo.
Así que esperé ahí sentada, sin que nadie apareciera, viendo al ángel fundirse  con sus penas. Y nadie decía nada, no había nada que decir. Pues solo aquel ángel de alas apagadas sabía cómo  volver a encenderlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

abrumador

Quizá pueda sonar raro, pero cuanto más cerca estoy de ser aquello que he deseado ser desde que mi uso de razón se coló en esta habitaci...