lunes, 21 de octubre de 2013

Versos que no se rompen.


Siempre seré la mitad perdida de un diamante en bruto. Ingenua y pasando desapercibida al caminar con los auriculares por la calle. Decidida al pisar las aceras, cercana al hablar con los míos, fría ante los desconocidos. Amante de la lluvia y de los versos. Caminante en una vida sin sentido pero intensa. Cambiante con el paso de los meses, trágica con el paso de los hechos. Sincera y sencilla aunque a veces compleja y llena de adversidades. Dispuesta a comerme el mundo, siempre con el mismo miedo. Encajando cada golpe, escupiendo todo el veneno que otros intentan poner en mí. Mirando hacia adelante, nunca hacia atrás, aunque me distraiga por el camino mirando hacia los lados. Segura de mis amigos, insegura de mi reflejo. Constante delicadez perdida en terciopelo. Acariciando atardeceres con los ojos, acompañando noches con mis párpados. Haciendo crujir el techo cuando camino del revés, rompiendo cadenas, saltando obstáculos, creyendo en alguien o algo, trazando calles que me hacen continuar siempre caminando. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

abrumador

Quizá pueda sonar raro, pero cuanto más cerca estoy de ser aquello que he deseado ser desde que mi uso de razón se coló en esta habitaci...