domingo, 6 de octubre de 2013



Como si de repente tú fueras vida y yo fuera muerte.
Como si de casualidad, cuando dos labios se ajuntan
la vida perdura y la muerte muere. 
Como si por querernos hubiéramos vencido y por conocernos
nos hubiéramos salvado.



Así somos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

abrumador

Quizá pueda sonar raro, pero cuanto más cerca estoy de ser aquello que he deseado ser desde que mi uso de razón se coló en esta habitaci...