Como si de repente tú fueras vida y yo fuera muerte.
Como si de casualidad, cuando dos labios se ajuntan
la vida perdura y la muerte muere. 
Como si por querernos hubiéramos vencido y por conocernos
nos hubiéramos salvado.



Así somos. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.

Palabras que te mereces aunque no lo sepas.