Porque ahora se me han roto los esquemas.

Tendría que estar enfadadísima contigo. De verdad. Me has roto los esquemas, has roto las planificaciones, mis ideas, mis sentimientos.
Sí, tú. Ahora, sí, el que está leyendo esto.
Te juro que nunca te había mirado con esos ojos, aunque nunca nos veíamos tanto, ni hablábamos tanto. Y coges y plaf, sonríes. Y ahí está, ahí estás. Y ahí estoy. Quedo prendida de ella. De tu sonrisa.
Joder, ¿Por qué? Si nunca me habías interesado así. No así. No.
Pero ahora cada día, me despierto con una sonrisa porque sé que te veré. Y es como si mi corazón respirara, y respirara tranquilo cuando sabe que te va a ver. Pero después te acercas, y pumbpumbpumb, se acelera. No sé qué has hecho, que cada vez que te miro siento unas ganas de abrazarte, unas ganas de besarte, unas ganas de estar contigo...increíbles.
¿Qué me has hecho, eh?
Que ahora no te saco de mi cabeza. 

Comentarios

  1. Ahora que hablas del corazón...No te pasa que sientes miedo de que él te sienta el corazón tan acelerado cuando lo abrazas??

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.

Palabras que te mereces aunque no lo sepas.