Palabras que te mereces aunque no lo sepas.



A veces
tímido
me miras.
Casi te disuelves
y desvaneces
y me miras.
Casi no comprendes,
ni mi mente
ni mi juicio
ni mis razones
y me miras.

Porque por alguna extraña razón te has enamorado de la chica
que lo hace todo por todos siempre,
de la de los imposibles
y los sueños de niña.
La que llora cuando se da en el dedo pequeño del pie
la que teme sufrir
pero elige sufrir por todos.
Te has enamorado de mí
no sé por qué razón
pero lo has hecho.
Y estás aquí, y me miras de frente,
me coges de la cintura y me acercas,
y sonrío
porque no sé hacer otra cosa.

Y a la mierda la cena, que se enfríe. Que los vecinos se piensen que estamos locos,
que nos quedamos 3 horas en el portal
hablando de la vida
de todo y de nada.
Qué les den. Ellos qué sabrán de nuestros principios
de nuestras razones
de los precipicios
del amor kamikaze
de mi paracaídas
-que son tus ojos-
de los tambores
del hambre
de las ganas.
No lo entienden
que no quiera ni subir a casa
con tal de tenerte 5 minutos más
porque tú eres hogar
y me cuesta decirte adiós.

Porque eres amigo, profesor
hermano y padre,
confidente, amante,
sincero, siniestro
y colega,
porque lo eres todo
porque contigo puedo hacer cualquier cosa,
siempre aprendo lecciones, me proteges como nadie
y me cuidas como nunca.
Te cuento hasta lo que no me digo a mí misma,
eres dueño de mi corazón, de mi cuerpo y de mi cama,
nunca callas si algo piensas,
aunque a veces por eso vengan tormentas.
Contigo puedo tomar tequila, beberme una cerveza,
porque ante todo disfrutas
porque me miras y el mundo se gira
para no interrumpir nuestra cálida risa.



Me han jurado mil veces
que el amor no existía,
es más,
hasta yo lo creía,
pero después vi que tú
antes del dolor
de mis caídas
de mis tonterías,
estabas
estás y
estarás.

Apareciste una primavera extraña
y abandoné todo lo que estaba haciendo mal,
porque comprendí que no era justo castigarme
por errores que no había cometido yo,
cogiste mi pasado,
fuiste de frente
y me dijiste ''supera y avanza''
''no te hagas daño o será peor''
y reformaste a esa Noelia
que era antes de los diecisiete,
de los dieciocho,
de esos jodidos diecinueve que solo llevaron dolor.
Ahora tengo veinte ,
soplé las velas a tu lado
y mi único deseo
era que te quedaras para siempre.



No eres malo para mí, ¿vale?
No tenemos nada que ver con el pasado
eso ya no existe.
No has traído nada, nada, nada malo.
Y si debatir, si no estar de acuerdo,
es dolor,
adelante.
Me enamoré de ti porque ya no creo en la gente conformista.


Contigo sé que puedo cambiar el mundo
aunque para ello haga falta sacrificio.


Saltaste sin paracaídas a mi vida
y te la jugaste todo por mí.
Has perdido mucho por estar conmigo,
y aunque eso no lo elegimos ni tú ni yo
sé por qué razón lo hiciste.
Creías en mí tanto como yo en ti
y ahora sabemos que vale la pena.


El otro día me preguntaste si te hacía feliz. Aunque te di mil razones no sé si te convenciste del todo de que eres lo mejor para mí. Aunque no sea lo sencillo, aunque no sea el camino fácil, aunque haya laberintos y mil obstáculos. ¿Qué crees? Las mejores cosas que el hombre ha creado han supuesto años de construcción. Antes de nada fuiste mi amigo. Ahora eres todo lo que quiero. Te conozco porque tuviste el valor de conocerme, incluso cuando te encontraste con la chica rota. ¿Recuerdas en el metro? El pasado me perseguía. Tú me abrazaste y dijiste que no tenía por qué cambiar. Que ser peor no iba a hacerme más fuerte.
Devolviste a la auténtica.
¿Qué esperabas? ¿Que no me enamorara de ti?




Fue inevitable.
Y quizá ha sido la mejor historia
de la que sí
me siento
protagonista.



Gracias por creer en la chica del metro
de los vagones torcidos
y los sueños partidos.
Ahora me quiero más que nunca
porque tú me quieres como siempre.
Y si alguna vez te vuelves a preguntar
si me mereces,
lee,
escucha esto,
y verás como hiere
que no creas que eres el punto
de todas mis íes. 






Te quiero tanto que voy a tener que cambiar mi corazón por uno más grande
para que me quepa todo lo que me das. 
Esto es lo más cursi -o no, probablemente- que he escrito nunca.
Y es que haces que me ponga tonta, romántica y pequeña.
Muy pequeña.






Adoro que no me quepa una despedida. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.