Sí.

Mucho menos
entera
pero mucho más viva.



me preguntaste si valía la pena
y joder,
te miro y no me creo
que no veas
que la mejor decisión
que pude tomar
fue decir sí
aquel 10 de enero
sentada en mi portal
con los pies helados
y el corazón ardiendo.
Te diría sí,
mil veces más
contra viento 
y marea,
contra los que lucharon
contra los que odiaron
a mí
a ti
lo nuestro.
Volvería a decir sí
aunque fuera a contraluz,
desafiando las leyes del universo.
Qué más da
no les importábamos tanto
hemos sido lo único real
que me llevo
de todo aquello.



Sí, sí, sí
te vuelvo a decir sí
al miedo que me daba
volverme a enamorar,
sí, sí, sí
que no me importa,
sí,
te llevaría por bandera la vida entera
y más.
Sí, sí , sí
que me bañes en la sal del mar de tus ojos.



Volvería a decirte que sí aunque decir no fuera la única manera de parar el mundo.
sí, sí, sí,
te querré incluso 
en otra vida,
te diré sí
al renacer.
Sí, sí, sí.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.

Palabras que te mereces aunque no lo sepas.