viernes, 4 de diciembre de 2015

Felicidad llama de nuevo.

Ha venido la felicidad y se ha colado en mi cama. Tiene manos de hombre y cocina los silencios más cómodos del universo. No le rinde cuentas a nadie, es libre y fascinante. No se deja querer pero quiere, y aunque no lo sepa, yo también quiero. Su gusto musical abarca ciudades, el mundo tiembla si sale a caminar, le gusta quemarse con mi piel, él siempre invita al desastre.

Y el infierno es paraíso cuando se queda conmigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

abrumador

Quizá pueda sonar raro, pero cuanto más cerca estoy de ser aquello que he deseado ser desde que mi uso de razón se coló en esta habitaci...