No me preguntes.
No sé por qué,
pero huiría a cualquier lugar
del mundo en el que existiera
tu abrazo.
Porque cuando llegas me dislocas
y me partes
te revuelves
me matas
me cuestionas
me renaces
y me tienes.
Nada es fácil
pero todo parece sencillo
cuando tú lo explicas.
No me preguntes por qué
pero este mundo se deshace
y quiero desaparecer
no volver
a anclarme
a nada que no me haga tanto bien
como tu mirada sincera que roza
sin quemarme.

Tú entiende lo que quieras, que sólo he dicho que te quedes para siempre, aun sabiendo que "para siempre" nunca llega.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.

Palabras que te mereces aunque no lo sepas.